Cuidados del caballo

Que hacer en caso de emergencias con equinos

Captura de pantalla 2013-04-01 a la(s) 11.39.36

Si usted posée caballos por suficiente tiempo, tarde o temprano se enfrentará con una emergencia médica. Los caballos poseen ciertos rasgos de comportamiento que los hacen propensos a los accidentes. Uno es su instinto de alarma; otro es su dominanza en el proceso de establecer jerarquía dentro de la manada; un tercero es su curiosidad natural. Estos comportamientos son acreditados con las multitudes de cortaduras, cardenales y abrasiones que los caballos reciben. En realidad, las laceraciones probablemente son la emergencia más común confrontada por los dueños de caballos. También puede uno encontrar muchos otros tipos de emergencias como cólico, problemas de parto, cojeras agudas, molestias de los ojos y otras enfermedades. El dueño de caballo debe entonces saber cómo reconocer problemas serios y cómo responder rápidamente, tomando acción necesaria mientras espera la llegada del veterinario.

RECONOCIMIENTO DE SEÑALES
Es obvio que hay un problema cuando un caballo se encuentra sangrando o con una laceración. Pero en casos de cólico, enfermedad o una lesión menos severa, el problema no será tan obvio. Es por esto que es importante el saber tanto los patrones de comportamiento normales para su caballo, como sus signos vitales, incluyendo la temperatura, el pulso y la respiración. Usted debe ser un buen observador para rápidamente reconocer cualquier síntoma de enfermedad.

¿QUE ES NORMAL?
Todo caballo posée variaciones de temperatura, pulso y respiración. Para establecer medidas de base, tome múltiples medidas cuando el caballo esté sano, descansado y relajado. Anote los resultados y manténgalos a la mano en su botiquín de primeros auxilios para comparar durante casos de emergencia. Valores normales para caballos adultos son:

Pulso: 30-42 latidos por minuto.
Respiración: 12-20 respiraciones por minuto.
Temperatura Rectal: 99.5-101.5°F (si la temperatura sobrepasa 102.5°F, comuníquese con su veterinario immediatamente; temperaturas sobre 103°F indican problemas serios).
Perfusión capilar (tiempo que le toma al color en volverle a las encías luego de presionarlas con el dedo): 2 segundos o menos.

OTRAS OBSERVACIONES QUE SE DEBEN HACER
La flexibilidad de la piel se examina pinchando un pedazo de la piel del cuello. La piel debería volver a su posición normal immediatamente. El no volver a su posición normal es evidencia de deshidratación.
El color de las membranas de las encías, narices, conjuntiva y vulva debería de ser rosado. Un color rojizo, pálido, blanquizo o morado indica que hay problemas.
El color, consistencia y volúmen de estiércol y orina debería de ser similar a las excreciones usuales del individuo. La dificultad o inabilidad en hacer excreciones debe de ser notado.
Síntomas de angustia, ansiedad o incomodidad.
Letargo, depresión o un caballo que ha dejado se comer.
La presencia o ausencia de sonidos intestinales.
Evidencia de cojera como el movimiento de la cabeza, falta de deseo en ambular, mantenerse en una posición extraña, presencia de dolor o el no querer levantarse del suelo.
Un caballo que está sangrando, hinchado o adolorido.
Convulsiones, parálisis o calambre de músculo (que varía en severidad de rigidez leve a enfermedad de amenaza mortal).

PLAN DE ACCION
No importa con qué emergencia usted se encuentre en el futuro, practique mentalmente los pasos a seguir para evitar que el pánico tome control. Estas sugerencias le deberían ayudar a prepararse:

Mantenga el número telefónico de su veterinario escrito cerca de cada teléfono, incluyendo saber cómo conseguirlo fuera de horas laborables. Entre el número a la memoria del teclado automático pero matenga el número a la mano en caso que su teléfono no estubiera disponible.
Consulte con su veterinario acerca del número telefónico del veterinario en emergencia en caso que usted no pudiera conseguir a su veterinario de costumbre.
Mantenga su propia línea telefónica abierta para que el veterinario le pueda comunicar de vuelta luego de haber sido notificado de la emergencia.
Conozca en adelanto el camino más corto y seguro a un hospital equino o centro de referencia en caso que tenga que transportar su caballo durante la emergencia.
Ponga en una nota los nombres y números telefónicos de amigos cercanos y vecinos que le pudieran ayudar en caso de emergencia mientras espera por la llegada del veterinario.
Si usted no tiene transportación propria para su caballo, haga arreglos de antemano con alguien que pudiera prestarle transportación en caso de emergencia. Mantenga esos números a la mano.
Prepare un botiquín de primeros auxilios y manténgalo en un lugar limpio, seco y accesible. Asegúrese que sus familiares y personas de trabajo en la finca sepan dónde está el botiquín.
Además, mantenga un segundo botiquín en su vehículo de remolque y un tercero más pequeño con los artículos esenciales para cuando vaya de paseo en el caballo.
Mantenga sus propias copias de los récords médicos, vacunas, desparasitantes y alergias que pudiera necesitar en caso de emergencia ocurriendo fuera de horas laborables.

EL BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS
El botiquín de primeros auxilios puede ser simple o sumamente elaborado, pero debe de tener ciertos artículos necesarios. Ver post sobre botiquín de primeros auxilios

CUIDADO DE HERIDAS DE EMERGENCIA
Ver sangre podría causarle molestias, pero la abilidad de mantener su compostura mental podría salvarle la vida a su caballo. Los pasos iniciales a seguir para atender una herida pueden prevenir el progreso del deterioro y ayudan a avanzar el proceso de recuperación. Su situación individual dictará cómo proseguir; usted debe ejercitar buen juicio. Los siguientes le servirán de guía en cómo proceder:

Agarre y calme al caballo para prevenir más deterioro. Mueva el caballo a un lugar seguro y familiar sin causar más miedo y sin agravar la situación. Proveer heno y alimento podrían servir como buena distracción para el caballo.
Busque ayuda antes de tratar de atender o evaluar una herida. Es difícil y peligroso evaluar una herida sin tener a alguien agarrando al caballo. Usted no podrá ayudar a su caballo si quedara usted herido también.
Evalúe la localización, penetración y severidad de la herida. De sentirse que su caballo necesita cuido de emergencia, comuníquese con su veterinario para una recomendación. Éstas son algunas de las situaciones donde su veterinario debería ser llamado:
Parece haber sangre excesiva.
El grueso completo de la piel ha sido penetrado.
La herida ha ocurrido encima o cerca de una colluntura.
Estructuras debajo de la piel son visibles.
Una perforación ha ocurrido.
Una herida severa ha ocurrido en la pata inferior, en o bajo el nivel de la rodilla o el corbejón.
La herida ha sido contaminada severamente.
Consulte con su veterinario para una recomendación antes de tratar de limpiar una herida o de remover sucio u objetos penetrantes, ya que podría precipitar sangramiento fuera de control o podría causar más daño a la herida. Objetos penetrantes deberían de ser estabilizados para evitar que su movimiento cause más daño. No aplique nada a la herida fuera de una compresa o agua fría.
Controle la sangre utilizando almohadillas de gasa estériles (nunca algodón) de modo firme y seguro, aplicando presión uniforme a la herida.
No tranquilize con drogas o provéa medicamentos al caballo a menos que sea indicado por el veterinario. La administración de ciertos medicamentos podrían causar amenaza mortal si el caballo hubiera sufrido pérdidas severas de sangre o shock.
Si la herida fuera en el ojo, nunca utilize medicamentos que han sido prescritos anteriormente para otros problemas de los ojos sin primero consultar con el veterinario.
Si el caballo se parara en un clavo u otro objeto penetrante y dicho objeto quedara enterrado en el casco, limpie el area y comuníquese con su veterinario antes de tratar de remover el clavo o el objeto. Si el veterinario lo indica, cautelosamente remueva el clavo para prevenir que el caballo fuera a causar más penetración al pararse en la pata. Marque la posición y la distancia de la penetración para que el veterinario pueda asesorarse de la magnitud del daño. Trate la herida con antiséptico y un bendaje para evitar contaminación subsiguiente del área afectada.
No todos los caballos que reciben laceraciones o heridas de penetración requieren un refuerzo de vacuna para el tétano si el caballo hubiera sido vacunado durante los 6 meses anteriores (el refuerzo es una vacuna para tétano que no debe ser confundida con una vacuna antitetánica).

OTRAS EMERGENCIAS
Existen demasiadas emergencias equinas para poder cubrirlas todas en este post – desde insolación hasta la parálisis periódica por hipercalemia, desde fracturas de hueso hasta mordidas por culebras, despe problemas de parto hasta cólico. Sin embargo, no embalde la situación, es importante recordar estos puntos:

Mantenga calmado al caballo; su propia calma ayudará a cumplir ésto.
Mueva al caballo a un área segura donde no podría herirse si se fuera ha hechar al suelo.
Consiga ayuda y delegue responsabilidades: llamar al veterinario, buscar el botiquín de primeros auxilios, aguantar al caballo, etcétera.
Notifique a su veterinario immediatamente. Esté preparado para proveer información específica acerca de la condición del caballo (de forma instruída anteriormente) para ayudar al veterinario a establecer la urgencia del peligro y para él poder instruírle a usted en cómo proceder.
Escuche atentamente y siga las instrucciones de su veterinario.
No administre drogas o medicamentos – específicamente sedantes o tranquilizantes – a menos que sea instruído por su veterinario.

RECOMENDACIÓN FINAL
Tomando el tiempo para evaluar el ambiente del caballo y para remover riesgos potenciales, usted podrá prevenir muchos accidentes. Asesore sus rutinas de manejo para hacerlas más seguras. Haga cambios en alimento gradualmente para evitar riesgos de cólico. Planée mentalmente su plan de acción en casos de emergencia. Estar preparado podría ayudarlo a permanecer tranquilo en caso de una emergencia real. Mantenga el número teléfonico de su veterinario y el botiquín de primeros auxilios a la mano. El manejo del tiempo es crítico en casos de emergencia. No se preocupe con sobre-reaccionar o creer que molesta a su veterinario. Usted puede minimizar las consequencias de una herida o de una enfermedad al actuar rápidamente. La salud y la vida de su caballo dependen de ello.

Para obtener más información, comuníquese con su veterinario.

——-
Fuente: www.aaep.org

Deja un comentario, siempre son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s