La cabaña/Potrillos/Uno a uno

La historia de Espíritu

DSC_0097Este año, durante la parición tuvimos una mala noticia. Constancia del Zarzal, una de nuestras primeras yeguas, después de tener a su potrillo le vino infosura (o laminitis). Para los que no saben bien de que se trata es una enfermedad de originada muchas veces por la alimentación que puede producir el desprendimiento del casco causando muchísimo dolor al caballo. Dejo un link para los que quieren leer algo mas al respecto: Laminitis o Infosura

Desconcertado

Muchos veterinarios no saben bien como tratar esta enfermedad, y si no es diagnosticada y tratada a tiempo (dentro de las primeras 48 horas) puede no tener un final feliz. Y ese fue el caso de nuestra yegua, se tardó con el diagnóstico y para cuando se supo ya era demasiado tarde. Tratamos mediante analgésicos y antiinflamatorios de calmarle el dolor para que pudiera criar al potrillo por lo menos los primeros meses y darle mas chances de poder sobrevivir. Hace un par de días, el dolor pudo más y la yegua se echó rendida. Tan buena madre que aún asi sus únicos esfuerzos eran para poder amamantar a su potrillo. Fue entonces que tomamos la decisión de separarlos, tanto para el hijo como para la madre era la mejor opción. El problema estaba ahora en que hacer con el bebe, con apenas un mes y medio no puede valerse por si solo.

Fue ayer mismo que hablamos con Claudia y Daniel, que sabíamos que estaban interesados en un potrillo y no lo dudaron un segundo, arreglaron todo para ir a buscarlo al día siguiente y entre cosa y cosa le pusieron nombre: Espíritu. Además daba la casualidad, que en lo de Daniel una yegua había parido una potranca hacia una semana e iban a intentar que ella lo adoptara.  Agarraron un trailer, mucha buena onda y ganas de ayudar y vinieron a buscarlo. Llevárselo no parecía una tarea fácil, el potrillo estaba en el medio del campo con su madre y no había manera de hacer llegar un trailer hasta ahi. Por otro ldo, el potrillo era completamente potro, nunca lo habíamos embozalado antes y la verdad es que teníamos serias dudas de poder llevarlo los 2km hasta el trailer.

DSC_0096A eso de las 11 de la mañana llegamos todos al campo con trailer, bozales y botas de lluvia porque estaba todo inundado. Ensillamos dos yeguas por si hacían falta para acompañar al potrillo cuando lo separáramos de su madre y allá salimos a ver que se podía hacer. Cuando llegamos, la yegua estaba echada como era de esperarse y cuando el potrillo nos vio, trató de hacer que se levantara sin suerte. Claudia y Daniel se acercaron lentamente mientras el potrillo los miraba entre intrigado y asustado. La desconfianza duro unos minutos, y con mucha tranquilidad pudieron atarle una cuerda entre el lomo y el pecho para poder arrearlo. Al principio lucho para que no lo separáramos, su madre se levantó como pudo preocupada pero no podía moverse mas que eso. Trató de llamarlo y el respondió con un relincho que me partió el alma. De vuelta, armados de mucha clama, lograron calmarlo un poco y acercamos a las yeguas un poco para que se sintiera mas acompañado. Fue asi que rapidamente empezó a avanzar. Cuando quisimos acorodar ya habíamos llegado a donde teníamos el trailer! Había resultado increiblemente sencillo. Y fue una lección de como con paciencia y si se sabe lo que se hace, se pueden lograr cosas que de otra forma hubieran sido imposibles!

Para ese entonces el potrillo confiaba plenamente en Daniel y no parecía asustado de quienes se acercaban. Había entendido que no queríamos hacerle daño y aceptó nuestra compañía sin problema alguno. Tomo agua, lo dejamos descansar un poco y como si fuera lo más natural del mundo subió al trailer junto con Claudia que iba a hacer el viaje junto con el para cuidar que no le pasara nada.

Espíritu amamantandoCuando llegó a La Guapa, el establecimiento de Daniel, lo llevaron con su – ojalá! – madre adoptiva Vasca. Claro que al principio trató de rechazarlo para defender a su propia cría, pero de a poco, con supervisión y mucho cuidado lograron que amamantara. Cosa más que positiva si pensamos en todo lo que tuvo que pasar este pobre bebé en un solo día!

En la foto está con su nueva mamá Vasca y su hermana adoptiva Samantha.

Es bueno saber que aunque pasen cosas feas a veces, que aunque no todo salga como tenemos pensado, hay personas dispuestas a darlo todo por lo que creen que es correcto.

9 pensamientos en “La historia de Espíritu

  1. Pingback: Constancia del Zarzal | conociendo a los caballos

  2. Es una historia que, aunque triste, va en buen camino para ser una historia feliz. Daniel es mi hijo, y se que le va a dar todo el cuidado, respecto, entendimiento, y un futuro lleno de bUENA ONDA..Feliz 2013 para ustedes.

  3. Arriba Daniel!! Que suerte que pudieron ayudar 🙂 debe de ser una de las cosas mas reconfortantes en la vida, poder dar segundas chances …..queremos ver fotos del pequeno!

  4. El potrillo es precioso. Por suerte pudo estar con su madre el tiempo necesario para poder enfrentar la vida y por suerte ha encontrado en este nuevo hogar una madre sustituta y un cuidador de primera que puede manejar a la Vasca, lograr que comparta el alimento, acompañarlo y ofrecerle lo necesario para que crezca y se entrene como un gran caballo. Cuidados y cariño no le van a faltar en La Guapa, donde se conoce y respeta a los animales. Además La Guapa está en tiempo de potrillos, no sólo por los caballos!

  5. Por suerte el potrillo esta de lo mas bien creciendo sano.
    La madre es constancia del zarzal, tuvimos que sacrificarla el 24 de diciembre. Cuento un poco sobre ella en un post que le dedique mas adelante.

  6. Me encanta reencontrarme con una vieja amiga de mi niñez. Verte aun involucrada con los caballos. Y conservando el cariño y la particular visión de ser una equitadora que siempre siguió una senda diferente junto a los criollos y lo mas asociado a lo naturalmente apto para la biología de los caballos.
    Mi Gioconda en noviembre también murió, dejándome una bebe hermosa que apenas y gracias también a ella sobrevivió con un día del milagroso calostro, y horas de lactancia… ahora yo su “padre” soy quien junto al sustituto lacteo y una yegua noble la ayudamos a crecer con codigos sociales de los caballos y el aporte necesario alimentario que debo darle por el hecho de no tener la minusiosa atención que una yegua de constante le da a su potrillo con pequeñas porciones del oro blanco, su leche. Es una hermosa potranquita, tu que conociste de Gioconda seguro recordaras al verla rasgos en ella , tanto del físico como de su temperamento, un abrazo!

    • Marcelo! Que bueno verte por aca! Y como sabrás es dificil alejarse de los caballos cuando son lo que mas te gusta! Ahora incluso estoy de vuelta en la equitación!! Asi que de caballos tengo para rato, lidiando con dos mundos completamente diferentes, el de los criollos y el de la equitación. Pero muy contenta!

      Lo de tu yegua vi algo en facebook, una lástima, pero por suerte te quedo la peque. Esa vida que comienza y que da fuerzas cuando se acaba otra.

      Te mando un abarazo grande.

  7. Pingback: Los potrillos 2012 | conociendo a los caballos

Deja un comentario, siempre son bienvenidos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s